הרב דר. מרדכי מערבי, תשס”ה

Es tiempo de Tora. Egipto ha quedado atrás y el desierto de Sinai se ha erigido en algo más que una montaña. “Y esta será la señal para ti de que Yo Te he enviado: cuando saques a los Hijos de Israel de Mitsraim, habrán de servir a Elokim sobre este Monte…”.

Tales fueron las Palabras del Todopoderoso a Moshe Rabenu aún el mismo descreído de sus propias fuerzas y conducción.

La señal -‘Ot’- en idioma hebreo representa una idea singular, más allá de la señal en sí misma. Rashi nos enseña que ‘Ot’, es “para darnos a saber que hay poder y autoridad en Quien esta enviando a sus emisarios”.

Es por ello que, en la antesala de la misión encomendada a Moshe y a Aharón su hermano, había una necesidad, necesidad de la cual emanaba la AutoridadSupremadel Creador. Y ese sería el enfrentamiento real en Egipto. El Todopoderoso versus el Faraón, otrora semidiós idolatrado por su gente y sus ministros.

“Envía a mi pueblo”fueron las palabras que sonaron fuerte a la llegada de Moshe a la corte real. “Para que Me Sirvan a Mi (a D’s)”es la conclusión final y fundamental de tal ‘envío’. Y nosotros no debemos olvidarlo. No hay nada como la libertad por cierto. Pero no hay cosa mejor que la libertad para algo…Una libertad acompañada de responsabilidad. Un libertad del cuerpo que habría de remedar en la liberación del alma moral de la nación.

“Habrán de servir a Elokim sobre este Monte…”fue la primer y concluyente señal de D’s a Moshe en el Monte Sinai. Allí en medio del corazón del fuego de la zarza que aun ardía, esperando ese día, ese encuentro. Aguardando a un pueblo todo para que ‘sirva a Su D’s’, al ‘D’s de sus padres, de Abraham, Itsjak e Iaacov’.

“Para que Me Sirvan a Mi (a D’s)”, resonaba una y otra vez ante cada llegada a palacio en los oídos de un necio y endurecido Faraón.

Y durante el presente Shabat arribamos a ese tiempo. A la concreción de la Palabradel Creador. Nunca postergada y siempre cumplida. Cincuenta días después de la milagrosa y portentosa salida de Egipto -“Ietsiat Mitsraim”- tal como lo eternizamos en el mismo Kidush de este día de Shabat, el pueblo de Israel arriba a la ‘Señal’ establecida por D’s a Moisés.

¿Y por que nos preguntamos fue dicho: “Y esta será la señal para ti…”? ¿Por qué particularmente para Moshe? Explica Rabi Moshe Ben Maimon (Maimonides): ‘A Moshe le desagradaba estar acreditado ante los judíos gracias a signos y milagros, sabiendo que la fe establecida sobre tales pruebas es poco segura. El Eterno respondió a sus temores: La señales que Te doy (en las pruebas referidas al bastón transformado en serpiente y la mano enferma de llagas) no son más que por ahora. Pero cuando hayas hecho salir al pueblo de Egipto, es será invitado en esta montaña para servir a D’s, y desde entonces, no quedara ninguna duda sobre tu persona en el fondo de su corazón. Esta será la señal que Te envié’ (Hiljot Iesode haTora, VIII:2).

Así leeremos entonces en nuestra perasha semanal que, una vez arribados, en el comienzo del tercer mes al desierto del Sinai y habiendo acampado frente a la montaña, lo que habría de sobrevenir era simplemente la Gloriadesde los Cielos hacia la Tierra…“Entonces HaShem dijo a Moshe: He aquí que Yo vendré a ti en una nube espesa, a fin de que oiga el pueblo mientras Yo hablo contigo, y que también crean en ti para siempre…”.

“Ve-gam beja iaaminu leolam…”. ‘Y también crean en ti para siempre’. Para aquel que no creía en sus propias fuerzas y que en un momento puso en duda la credibilidad del pueblo de Israel…

Estamos en Sinai para alcanzar el grado mas elevado como individuos y como sociedad. Alcanzar el nivel de los patriarcas del pueblo judío y ‘ser como ellos’. Esto significa el arribo al lugar. Tanto para Moshe como para Israel. Sellar a fuego aquello que somos y seremos “maaminim, benei maaminim…”: ‘creyentes, hijos de creyentes’.

Es por ello que el Eterno puso señales y maravillas entre las manos de Moshe, las cuales deberán proporcionar la prueba de su misión Divina.

Y es por ello que el Rambam (Maimonides) explica en su Tratado que ‘las comprobaciones que se basan en señales y maravillas no tienen sino valor relativo y accesorio. Laverdadera legitimación del profeta proviene de la revelación Divina que le es dirigida, como fue el caso de Moshe cuando la Revelaciónen el Sinai ante los ojos de todo el pueblo. Fue en ese momento que el recibió la promesa: “gam beja iaaminu le-olam” -ellos te creerán eternamente (en adelante), sin tener que recurrir a señales y maravillas’.

Es tiempo de Tora. Es la hora cuando la EmunaShelema-la fe integra y sincera- llega a conjugarse en tiempo presente, pasado y futuro. Porque Sinai es sinónimo de Eternidad. Porque la Toraes Eterna. Porque “Netsaj Israel lo ieshaker”… ‘El Eterno, D’s de Israel, jamás será desmentido’.

Arribamos a la estación de la Eternidad, pasando revista a todas las generaciones. Los de entonces y los de ahora. Siempre. Nosotros por cierto estamos invitados este Shabat, a sumarnos y subirnos en la estación de la eternidad. Abrazando la Tora.ComprendiendoSus Mitsvot. Siendo cada día y ejercitando hora tras hora, nuestra condición judía.

 

Rabbi Maarabi is the Chief Rtabbi of Uruguay
הרב מערבי הינו הרב הראשי של אורוגוואי